Skip to main content
DestacadosNoticias

Entrevista Redacción Médica | José Antonio Delgado, experto en TIC, señala que la tecnología de MYSPHERA reduce las tareas administrativas

By 30/05/2022junio 23rd, 2022No Comments

Hace años que la tecnología y la digitalización está presente dentro del sector sanitario. Una transformación necesaria que se ha hecho aún más evidente con la pandemia y sus consecuencias en aspectos tan complejos e importantes como las listas de espera quirúrgicas. Ante una necesidad médica, el sistema debe ser capaz de responder lo antes posible porque el tiempo lo es todo. Un tiempo que desde MYSPHERA sabemos que es vital, por eso nuestro mayor objetivo es conseguir que los profesionales de la salud puedan invertirlo en lo más importante: los pacientes.

Precisamente de este principal beneficio se hace eco José Antonio Delgado Osuna, subdirector provincial de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) de Córdoba, en una entrevista realizada por el medio especializado Redacción Médica. Delgado resalta el valor fundamental de poder reducir los procesos administrativos permitiendo un acercamiento al paciente y, por tanto, humanizando la asistencia sanitaria.


Entrevista en vídeo:

Entrevista completa:

¿Por qué es importante fomentar la humanización en el hospital? ¿Cómo se ha avanzado en este aspecto durante los últimos años? ¿Se ha percibido una mejoría notable en este tiempo?

La humanización es una necesidad y, al mismo tiempo, una realidad que está cada vez más patente en todos los hospitales. Cuando hablamos de humanización, nos referimos a escuchar e intentar atender de la mejor manera posible las necesidades de todas las personas que conviven y pasan por un hospital (profesionales, pacientes y familiares), ya sean asistenciales, sociales o tecnológicas.

A pesar de la dicotomía que pueda parecer que existe entre la tecnología y la humanización, desde la pandemia, la tecnología ha ayudado a acercar el sistema sanitario a los pacientes o, en general, a los usuarios. En este sentido, las herramientas tecnológicas están sirviendo como una vía de comunicación muy fluida y eficiente entre profesionales y pacientes, hasta el punto de que estamos consiguiendo tener pacientes que están ya muy informados sobre su proceso de salud. Algo que aporta un gran valor porque toma parte activa en la cadena de decisión dentro de su proceso de salud.

Herramientas tecnológicas como, por ejemplo, la teleconsulta está evitando que los pacientes tengan que ir al hospital cuando no es necesario o sistemas como la trazabilidad quirúrgica de los pacientes están reduciendo el estrés de los familiares que se encuentran en la sala de espera de un quirófano esperando que su ser querido sea intervenido.

¿Cómo ayuda la tecnología de MYSPHERA a reducir el estrés de los familiares de los pacientes?

Todos los que nos hemos enfrentado en algún momento a un proceso quirúrgico en primera persona, sabemos que éste produce un gran estrés en el entorno familiar, sobre todo, si se quedan en la sala de espera porque no vuelven a saber nada más de su ser querido hasta que los profesionales sanitarios salen a informar de cómo ha ido esa intervención quirúrgica.

Aunque el familiar que se queda en la sala de espera piense que su ser querido va directamente a quirófano cuando se despiden, lo cierto es que -en la mayoría de los casos- éste no sucede así. El paciente entra en el bloque quirúrgico y lo normal es que vaya a una bahía de preparación, donde es preparado y tiene que esperar a que el quirófano se quede libre. A continuación, pasa al quirófano y, después, cuando acaba la intervención quirúrgica, se dirige a la zona de reanimación.

Sin embargo, el familiar que está fuera todo este tiempo piensa que el proceso solo es uno y que siempre está dentro del quirófano. Algo que le genera una gran incertidumbre porque la operación se está alargando más de lo que le dijo el cirujano en un principio y, por defecto, piensa que algo está yendo mal cuando la realidad no es esa.

Un sistema de trazabilidad quirúrgica de pacientes como el de MYSPHERA permite que ese familiar que está en la sala de espera esté continuamente informado en tiempo real de en qué situación está su ser querido. Ve su estado en una pantalla de manera anónimo y sabe si está en preparación, en quirófano o en reanimación. Así, gran parte de la incertidumbre y del estrés se reduce, aunque no al cien por cien porque la duda de si irá bien o no siempre la va a tener.

A pesar de la dicotomía entre la tecnología y la humanización, en estos años de pandemia se ha demostrado que la digitalización ha servido para acercar a las personas. ¿Qué ventajas han ofrecido estos avances en un hospital?

Un sistema de trazabilidad quirúrgica como el que hemos montado en el Hospital Reina Sofía ha portado grandes ventajas también para los profesionales, ya que aquellos que están dentro del bloque quirúrgico tienen información en tiempo real de todo lo que está ocurriendo dentro de ese bloque quirúrgico: saben el nivel de ocupación que tienen los quirófanos, si la planificación que estaba estimada se está retrasando, adelantando o se está cumpliendo tal y como estaba previsto y, además, conocen en qué estado se encuentra cada paciente en cada momento.

De esa manera, esos profesionales solo se tienen que dedicar a la asistencia sanitaria. No tienen que buscar también pacientes o registrar datos porque este sistema de trazabilidad quirúrgica lo realiza automáticamente. En definitiva, todo ese tiempo se dedica al paciente.

La tecnología de MYSPHERA reduce las tareas administrativas: «Los profesionales solo se tienen que dedicar a la asistencia sanitaria»

En sanidad, se hace referencia constantemente a la necesidad de reducir las tareas administrativas de los profesionales sanitarios para que se puedan centrar más en el paciente. ¿Cómo ayuda a ello la tecnología de MYSPHERA?

Mediante unas antenas insertadas estratégicamente en determinados sitios y un TAC que se le coloca al paciente en una pulsera, se va registrando de manera automática todos los estados por los que va pasando el paciente. De esa manera, todos tienen información en tiempo real que, a su vez, es muy valiosa para que los gestores puedan analizar si la planificación que hicieron de las intervenciones y ocupaciones quirúrgicas de ese día fue acertada o no.

En unas ocasiones podrán ver que ha sido sobredimensionada, poniendo más pacientes de lo que realmente se podría abordar y, en otras, se determinará que ha estado infradotada. Por lo tanto, viendo retrospectivamente cómo ha ido evolucionando la planificación quirúrgica, pueden tomar decisiones para las planificaciones futuras.

Delgado subraya que también es «fundamental» innovar e investigar en tecnología de la información.

Casi a diario se conocen nuevos avances médicos y/o terapias innovadoras que mejoran la atención clínica, ¿considera que es fundamental también investigar en otros aspectos que no sean exclusivamente clínicos, como el desarrollo de aplicaciones, instrumentos o herramientas encaminados a la humanización del trato asistencial?

Al igual que los nuevos tratamientos, los nuevos medicamentos y las nuevas terapias aportan un gran valor a la asistencia sanitaria, innovar e investigar en tecnología de la información es fundamental. De hecho, a día de hoy, conocemos muchos ejemplos que están aportando un gran valor.

En este sentido, el sistema de trazabilidad quirúrgica aporta un gran valor de humanización y cumplimiento normativo en cuanto a intimidad del paciente. También hay otros sistemas tecnológicos que aportan seguridad del paciente como, por ejemplo, los sistemas de administración segura de medicación que alertan cuando intentas ponerle a un paciente un tratamiento que no era el que tenía prescrito. Todo eso repercute en una mejora de la calidad de la asistencia sanitaria.

Aunque se están produciendo grandes avances en los últimos años, ¿cree que todavía queda mucho camino por recorrer en este ámbito y hay un amplio margen de mejora en el trato personalizado y cercano al paciente?

Sí. La implantación de nuevas tecnologías se está explotando ahora y, aunque la pandemia ha sido un detonante muy importante, todavía estamos en un momento muy incipiente en el que se está fomentando que surjan avances que aporten mucha calidad a todo lo que nos está ocurriendo. Estoy seguro de que se desarrollarán en muy corto plazo muchas tecnologías que, a día de hoy, ni nos podemos imaginar.

«La inteligencia artificial no va a sustituir, en ningún caso, al profesional sanitario»

¿Cuáles considera que son las necesidades más urgentes que hay que cubrir en el momento actual?

Por un lado, intentar hacer una medicina más personalizada con sistemas que puedan alertar o recomendar al facultativo determinadas actuaciones sobre el paciente. Ya hay algunos sistemas de aprendizaje automático basados en la inteligencia artificial que están aportando un gran valor en este sentido. No obstante, en ningún caso van a sustituir al profesional sanitario porque es imprescindible en todo este proceso, aunque esa es la principal vía donde podemos ahora mismo mejorar.

Como hemos comentado, la herramienta que ha desarrollado MYSPHERA ha reducido el estrés de los familiares que tienen a un ser querido en quirófano. Además de favorecer al entorno más cercano del paciente, ¿en qué modo ayuda a los profesionales sanitarios?

A los profesionales sanitarios les está ayudando ofreciéndoles información en tiempo real sobre qué está ocurriendo dentro del bloque quirúrgico. En un sistema como este, se ponen determinadas pantallas grandes en distintas zonas donde se va monitorizando visualmente la evolución del proceso quirúrgico de ese día, de manera que ves en cada momento cómo están los quirófanos, si hay un quirófano que tiene algún problema, así como si la planificación está adelantada o retrasada. En definitiva, les está ayudando a no perder tiempo y, de manera muy rápida, localizar cualquier información necesaria para gestionar el bloque quirúrgico ese día.

Permite a los profesionales obtener toda la información necesaria para gestionar el quirófano «de manera muy rápida»

¿Cómo ha acogido todo el personal del hospital esta herramienta? ¿Cuáles son las utilidades más inmediatas que han encontrado los profesionales al hacer uso de la misma?

La acogida, en línea general, ha sido bastante buena. Como en cualquier sistema que se implantan en un hospital, al principio tiene detractores y alguno que es un poco más escéptico. Sin embargo, en el momento que ven su utilidad, aquellos que inicialmente tenían una visión más dudosa cambian rápidamente de idea porque el sistema aporta un gran valor. Las ventajas que ofrece son las que he comentado antes: visualizar toda la información que pueden necesitar esos profesionales.

¿Cree que se hace un uso más eficiente de los recursos?

Sí. Aunque en nuestro hospital todavía no se ha conseguido explotar al cien por cien toda la información que el sistema genera, sí que da una visión bastante importante sobre cómo de bien o de mal estamos haciendo esa planificación quirúrgica. De hecho, puede ayudar a los que se encargan de hacer esa programación a averiguar en qué están fallando y, en base a ello, tomar decisiones futuras. Además, está integrado perfectamente con la historia clínica del paciente y, por lo tanto, ofrece una información muy valiosa.

A nivel de gestión, ¿ha servido para mejorar la organización y el rendimiento del hospital?

Sí porque un gestor necesita datos y la información que se genera automáticamente es muy parecida a la realidad, casi al cien por cien. Hay un dicho anglosajón que dice Garbage in, garbage out, lo que significa que, si en un sistema estás introduciendo datos de mala calidad, la información que vas a obtener también lo es.

En definitiva, cuanto más automatizada está la generación de esa información, de mayor calidad es. Permite identificar problemas con una mayor precisión y, en consecuencia, tomar decisiones más acertadas en el mayor número de casos posibles o, por lo menos, a tomar la decisión más correcta en cada momento.

El experto destaca la importancia de incorporar los avances tecnológicos en los procesos quirúrgicos para dedicar más tiempo al paciente.

¿Hasta qué punto ha favorecido esta herramienta en la medición de datos? 

Hasta el punto radical de que antes, prácticamente, no había información o, la poca que había, se recogía manualmente en el libro de quirófano. Todo ello se traducía en estimaciones cuando había datos que se te olvidaban como incluir, por ejemplo, horas aproximadas y no exactas. Ahora, esa información es fidedigna y no se olvida nunca porque es automática.

¿Ha resultado fácil incorporar esta nueva herramienta de trabajo al hospital? ¿Cómo ha sido el proceso de adaptación a la misma por parte del personal sanitario?

Nosotros hemos montado un equipo de MYSPHERA en el Hospital Reina Sofía con la participación de profesionales del ámbito asistencial (médicos y personal de Enfermería), del ámbito de la gestión y la dirección y, por supuesto, del Servicio de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y de MYSPHERA que eran, prácticamente, quienes lideraban el proceso.

Además, aprovechamos también para revisar nuestro propio proceso interno y comprobar si, efectivamente, era el mejor que teníamos o había margen de mejora. Una vez implantada, y de la mano de MYSPHERA, había formaciones para que los profesionales aprendiesen a usar esta herramienta.

El proceso de adaptación fue bastante gradual y, en cada una de las fases, estábamos asistidos por trabajadores de la compañía que iban ayudando a ese personal recién formado. Con ello, hemos conseguido que los profesionales hayan incorporado esta tecnología en su día a día como una herramienta más.

El sistema de MYSPHERA ayuda tanto a pacientes como a profesionales: reduce el estrés y los procesos administrativos.

¿Animaría a otros hospitales a incorporar el sistema de MYSPHERA en sus centros?

Sí, por supuesto. Un sistema de trazabilidad quirúrgica de pacientes ayuda a reducir el estrés y a preservar la confidencialidad de pacientes. Pero no solo animaría a que montaran este sistema, también animaría a que evaluaran cualquier sistema que exista en el mercado y aporte valor en la cadena de procesos asistenciales de un hospital.

Los gestores de la sanidad estamos obligados a evaluar concienzudamente este tipo de herramientas porque, aunque ahora mismo existen muchas tecnologías, no todas sirven para todo. Tenemos que ser críticos y ver todos los avances desde un prisma de eficiencia y de sostenibilidad para tener en cuenta su posible implantación en un hospital.

En definitiva, antes de tomar cualquier decisión, fijarse en esas tres patas: que aporte valor y que se vea con un prisma de eficiencia-sostenibilidad.

Antes de incoporar cualquier sistema, fijarse en si éste aporta valor y cumple con los principios de eficiencia y sostenibilidad

Para finalizar, ¿cómo se puede ayudar a humanizar el trato al paciente?

Un sistema como el de MYSPHERA puede aportar una gran humanización dentro del hospital, pero al mismo tiempo esto es extrapolable a cualquier otro sistema que sea valioso. Tenemos que enfocarnos en hacer nuestro trabajo de la mejor forma posible, incorporando en nuestro ADN el concepto de humanización.

A todos nos gusta que nos traten bien en cualquier sitio al que vayamos, más aún en un centro sanitario al que uno va no por gusto, sino porque no tiene más remedio que ir.