Skip to main content
Soluciones MYSPHERA

La llegada inesperada de la COVID-19 ha traído consigo muchos cambios y obstáculos a la vida tal y como la conociamos. De hecho, una de las áreas que más se ha visto afectada por el virus y donde mayor caos ha provocado es en el área sanitaria. Las consecuencias son diversas y numerosas: sobrecarga del sistema, falta de medios, aumentos de las listas de espera como consecuencia de las cancelaciones de operaciones no urgentes,… Entre estas consecuencias se encuentra una que a priori puede parecer positiva, no obstante, tiene una doble vertiente. Se trata del área de Urgencias.

La asistencia a departamento de urgencias, un área sanitaria siempre con una alta demanda, ha caída durante los meses de confinamiento e incluso actualmente durante la nueva normalidad. De hecho, según un estudio realizado en un centro hospitalario de Madrid, la afluencia ha caído un 65,4% menos que en el mismo periodo de 2019 (del 14 de marzo al 17 de abril).

Una menor afluencia que, como adelantábamos, puede parecer positiva. Y es que significaría menor necesidad de personal y recursos, descarga de trabajo para los profesionales, ya de por sí desbordados, e incluso menor riego de brotes y contagios.

Sin embargo, esa disminución de los pacientes que acuden a urgencias ha eliminado los casos más leves, pero acuden otro tipo de casos, aquellos que necesitan la máxima eficiencia y seguridad posible: positivos, posibles positivos en COVID-19, pacientes con urgencias graves y población vulnerable.

La gravedad de la situación exige que el protocolo de urgencias sea lo más preciso y fiable posible, manteniendo siempre la distancia de seguridad entre otros pacientes afectados por otras patologías, así como la seguridad de todo el personal que trabaja en el área de urgencias (seguridad, celadores, enfermeras, médicos, …)
Una seguridad y una eficiencia que no solo sería positiva a la hora de controlar y tratar a los pacientes afectados por COVID-19, sino para atender pacientes de caracter frágil o vulnerable. Es decir, aquellas personas que acuden a urgencias en solitario y que en muchas ocasiones no tienen la capacidad mantenerse alerta durante todo el proceso y corren el riesgo de pasar desapercibidas en cierta medida ante el caos y bullicio habitual de las salas de espera de Urgencias.

La evolución a las Urgencias 4.0

Desde MYSPHERA siempre hemos sido conscientes de la necesidad de disponer de centros sanitarios eficientes, donde la digitalización sea nuestra principal herramienta de trabajo. Una herramienta cuyas ventajas son evidentes tanto para profesionales como pacientes.

MYSPHERA, través de tecnología IoT, ha desarrollado una solución basada en un sistema de RTLS.

Esta solución aporta cuatro principales beneficios:
Identificación segura del paciente: A través de smartphones o tablets el personal puede acceder a toda la información relativa del paciente, e incluso conocer las acciones en marcha con el mismo.
Localización instantánea: Gracias al sistema de localización RTLS se puede conocer en todo momento dónde se encuentra el paciente, e incluso alertar en caso de localización errónea.
Trazabilidad: Registro automatizado y en tiempo real de pacientes, estados e incluso equipamiento.
Paneles en tiempo real: Información actualizado y en tiempo real de estado de pacientes, tanto enfocada a profesionales médicos como a familiares.
Análisis de datos: La digitalización de los procesos permite un mejor análisis de datos y aumentar la fiabilidad de estos.

Otras aplicaciones del sistema en Urgencias

Sala de espera virtual: Sin duda, acudir a urgencias con un familiar siempre genera inquietud. Una inquietud que aumenta dadas las circunstancias actuales. A partir de que el paciente comienza a ser atendido, los familiares a la espera de noticias pueden vivir momentos de angustia y nervioso. Esa incertidumbre a su vez en ocasiones provoca que se acudan constantemente a la recepción en busca de noticias o que aborden a los profesionales para informarse. Profesionales que no siempre pueden responder a sus preguntas, ya que no siempre son los que se encuentran tratando a ese paciente en concreto.

La Sala de Espera Virtual de MYSPHERA se divide en:
▶ Paneles / Pantallas informativas
▶ App de familiares

De este modo es posible seguir en vivo el estado del paciente, así como recibir notificaciones y mensajes por parte de los profesionales sanitarios.

Creación de tareas: Tanto de limpieza como para celadores.

Asociación de camas: Asociar números de cama a casa paciente, de modo que es posible conocer el estado y localización del paciente, como de la cama asociada al mismo.

Descubre más sobre MYSPHERA y su sistema RTLS para centros sanitarios

 

Leave a Reply

2 × 5 =