Skip to main content
Tecnología MYSPHERA

Si hay algo que ha acelerado la pandemia, en mayor o menor medida, es la transformación digital de la sanidad. Un giro en la gestión sanitaria que no debe revertirse y, cuya evolución se estima que será muy positiva en los próximos años. De hecho, según un informe elaborado por HIMSS Annual European Digital Health Survey 2021 las prioridades del sector se centran principalmente en esta transformación.

Las cinco conclusiones principales de este informe son:
• La base de la sanidad digital ya existía antes de la pandemia, pero ésta también puso de manifiesto importantes lagunas de conectividad e integración en muchos países.
• La salud digital será más proactiva después de la pandemia.
• En muchos sentidos, la pandemia ha tenido un impacto positivo en la transformación de la sanidad digital.
• Las expectativas de negocio en la industria de la salud digital sólo han sufrido un modesto golpe durante la pandemia hasta ahora.
• Los países nórdicos -en particular Estonia- siguen siendo considerados como los principales modelos a seguir en materia de salud digital.

Así mismo recoge que el 87% de los centros sanitarios incluyen ya servicios digitales como el Big Data y tienen una clara apuesta por la seguridad tecnológica para la protección y privacidad de datos.

No obstante, lo realmente importante que trae consigo la digitalización es su capacidad para mejorar la atención y la calidad asistencial y, por tanto, repercute directamente en la salud de los pacientes.

Y es que cuando hablamos del llamado ‘Hospital del futuro’ no solo debemos pensar en tecnología, sino en la simbiosis perfecta entre el personal y las herramientas adecuadas que les permita ejercer su labor sin obstáculos y contratiempos administrativos.

Y es que el aumento de la eficiencia y la optimización de los recursos genera un bien muy preciado: el tiempo. Tiempo para que los profesionales puedan dedicárselo enteramente a los pacientes mejorando así diagnósticos, reduciendo tiempos en la sala de espera e incluso llegando a minimizar las listas de espera.

Un tiempo que, además, es muy valioso para aquellos pacientes cuya salud va a contrarreloj y, donde el déficit sanitario actual (falta de recursos, profesionales agotados física y mentalmente, etc.) juega en su contra.

 

Precisamente, para afrontar y corregir esta situación surge ORvital. Nuestra plataforma inteligente y polivalente de gestión y automatización de procesos del Bloque Quirúrgico es el instrumento que está siempre a disposición de los profesionales. Una solución que trabaja por y para ellos facilitando tareas tan sencillas y, a la vez, tan tediosas, que restan calidad en la atención, como el control operativo y la coordinación en el quirófano (automatización de avisos y notificaciones a otros equipos como celadores y limpieza); búsqueda de pacientes; traslados; …

A esa ayuda en la gestión del proceso quirúrgico se suman dos elementos fundamentales: el programador quirúrgico y sala de espera virtual.

 

Programador quirúrgico: La tecnología desarrollada por MYSPHERA, en colaboración con el hospital Virgen del Rocío y la Universidad de Sevilla, permite minimizar la tarea de la programación automatizando ciertas gestiones a través de la aplicación de ciertos parámetros (listas de espera, quirófanos disponibles, tiempos máximos de espera, etc.)

 

Sala de espera virtual: Información actualizadas para familiares, disponible tanto en la sala de espera física a través de pantallas informativas, como en una APP móvil que permite seguir el estado del paciente a lo largo de todo el proceso desde cualquier parte. Un plus de seguridad y tranquilidad en un momento tan delicado.

 

 

Así como ha ocurrido en otros sectores de la sociedad, la transformación digital ha llegado a la sanidad para quedarse, evolucionar y construir un futuro donde la calidad asistencial no esté mermada por el tiempo, ni estrés de los profesionales médicos, ni la falta de recursos. Porque tal y como ha demostrado la pandemia, si perdemos la salud, lo perdemos todo.

Leave a Reply

uno + trece =